sábado, 19 de febrero de 2011

En memoria de Rosa

Esta entrada no es la que tenía previsto publicar hoy. De hecho, me hubiera gustado no tener que haberla escrito ni publicado. Pero la vida te da sorpresas constantemente, y no siempre agradables ni alegres.

Ayer me enteré por Oloman, Carlos Soler y Pizcos (después por otros blogs más, como yo ahora mismo) de que Rosa Torre, autora del blog El Escaparate de Rosa, nos dejaba, víctima de una enfermedad que arrastraba hacía ya tiempo.

Mi relación con ella no fue demasiado constante, pero sí muy cordial. Ya era extraño que desde hacía varios meses no veía ninguna actualización suya en mi timeline de Twitter. También hacía mucho tiempo de su última entrada, y era muy raro que el contador de comentarios de esa publicación siguiera a cero (tiene habilitada la moderación, como yo). Ayer todas estas cosas de repente tuvieron sentido para mi.

Algunas cosas importantes de la plantilla de este blog se las debo a ella, como el listado de las entradas en la vista de etiquetas -clic aquí para ver un ejemplo-, el truco de poner una imagen mientras el blog está "en construcción", o que se muestre el símbolo de RSS en la barra de direcciones del navegador. De esta última vez que ella me ayudó hay unos cuantos comentarios nuestros en su entrada sobre cambiar la dirección del feed en la barra de direcciones. Una conversación con ella en toda regla, diría yo.

Que descanses en Paz, Rosa.

6 comentarios:

  1. Te acompaño en el sentimiento aunque yo no la conozca de nada.

    Es muy raro saber las razones por las que un blog deja de actualizarse ya que nos solemos conocer sólo por el blog la mayoría de las veces, algo así como me pasa con los clientes de la tienda: Igual no veo a alguién en muchos años y no sé la causa real: si se ha hecho cliente de otra tienda, si se ha trasladado de país, de ciudad o de barrio, si su actual economía se lo impide, si está enfermo, en fin, muchos casos pueden darse como este que relatas, y sí, hay gente de la que de vez en cuando me acuerdo y me preguntó que será de su vida.

    ResponderEliminar
  2. A parte de dejar un gran vació como persona a familiares y amigos, la blogosfera la echara de menos, ojala entre todos y gracias a su blog su memoria perdure, es lo que le hubiera gustado. Un abrazo en estos tristes momentos José GDF.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que nada más leer la entradilla del artículo me he quedado muy muy frío.Creo que nos deja una persona y blogguer estupenda. Nunca la conocí en persona pero si que como cualquier bloguero que le dedique un mínimo de tiempo a su site, entre bastante en su blog y aplique muchos de sus tutoriales con éxito mayúsculo. Una gran pérdida para la blogsfera, José un saludo y un abrazo cordial.

    ResponderEliminar
  4. Es una verdadera lástima, las únicas veces que entré en esa página (o similares) fue cuando estaba empezando, moldeando y puliendo el código del blog, pero nunca dejé ni un misero gracias.

    Es triste descubrir que alguien ha fallecido por su ausencia y aún peor por terceros. Si marcho de la blogesfera, avisaré, dejaré un auto-RIP o lo que sea.

    ResponderEliminar
  5. Lo había leído, y es una pena... la verdad es que yo no llegué a tener conversaciones con ella, ni nada, creo que solo le di las gracias en algún comentario alguna vez y siempre fue muy amable. Se notaba que era muy buena persona.
    En fin, una lástima...

    ResponderEliminar
  6. Yo me quedé de piedra cuando me enteré por Oloman.

    Gracias a tod@s por comentar.

    ResponderEliminar

No hay normas especiales para publicar comentarios en este blog. Sólo las básicas: respeta, no insultes, y no hagas SPAM descaradamente. Tampoco se admitirán comentarios que vulneren la Ley. Cualquier aportación, consulta y crítica es bienvenida, a condición de cumplir estas normas básicas.

Si lo que quieres es ponerte en contacto directamente conmigo, dispones para ello de un formulario de contacto.