domingo, 6 de mayo de 2012

Bajo Yamaha RBX 170

En los dos grupos en los que toqué lo hice como guitarrista. La guitarra era, digamos, mi instrumento principal en teoría. Pero había veces que, en los ensayos, para divertirnos un poco, intercambiábamos los instrumentos e improvisábamos versiones o cualquier cosa. A veces me ponía en la batería, otras veces en el bajo. Con la batería sé que necesitaría muchas horas y hasta clases para dominarla. Con el bajo también...Pero bastantes menos. Tal vez fuera bajista por naturaleza y me equivoqué de instrumento... O no.

El caso es que la idea firme de comprar un bajo para usar en mi estudio casero vino bastante después de la disolución del segundo grupo. Hasta entonces, mi bajo en las grabaciones caseras era algún plugin VST o un viejo truco, que ya contaré, que hacía con mi Washburn.

Es uno de los instrumentos más recientes de mi pequeño arsenal. Lo compré en Bosco Valencia hace ahora unos tres años. No iba con una idea clara del instrumento a adquirir. Sólo quería que fuera un instrumento potente, que diera la talla en temas rockeros y metaleros, y que no fuera demasiado caro. El Yamaha RBX 170 que me recomendaron en la tienda, en la cual tuve la oportunidad de probarlo, parecía el candidato idóneo.

Tiene un sonido con filo y contundencia en los graves, aunque se le echa de menos un poco de medios. De todas formas ha dado la talla hasta ahora en temas cañeros y no tan cañeros.

Es cómodo de tocar y no pesa demasiado, al tener el cuerpo pequeño, si lo comparamos con el de un Fender Precision, por ejemplo. Sus 24 trastes me aseguran una buena gama de notas, y tengo un fácil acceso a las más agudas.

Todavía hoy conserva las cuatro cuerdas que traía de fábrica, y no he tenido problemas a la hora de afinar ni mantener la afinación, incluso en afinaciones relativamente graves. Últimamente afino medio tono más grave de la afinación estándar para un proyecto personal que tengo en marcha, con el objetivo de facilitar la interpretación de las voces más adelante, y de paso endurecer un poco el sonido. Aunque este proyecto, como todos los demás, está parado de momento.

En esta ocasión me decanté por el rojo metalizado. No recuerdo qué otros colores había en tienda. Sólo sé que este color era el adecuado para el bajo del GDF Estudio.

Aunque su destino iba a ser, y sigue siendo, la grabación de su salida de audio en mi estudio casero, tuve oportunidad de probar a fondo este juguete en un proyecto musical emergente que fundó mi cuñado. Mi equipo era el amplificador de guitarra que usaba con la Washburn (un Hughes & Kettner de 30W a válvulas) en los dos anteriores grupos. Simplemente con bajar casi a tope la banda de agudos en el EQ tenía ampli para el bajo, aunque me quedé con las ganas de probarlo con un ampli de verdad para bajos. Lamentablemente tuve que dejar aquel proyecto antes de hora, al plantearse el proyecto más importante al que se puede enfrentar un hombre: ser padre.

El primer tema en el que grabé el Yamaha fue precisamente Rutina Imparable. Tenía ya grabada una pista de bajo, hecha a partir de una toma de guitarra, pero sonaba fatal -tengo localizada una copia de este tema con esa pista de bajo, otro día os la enseño-. Y ese fue el detonante de querer un instrumento real para la sección rítmica de casi todo cuanto se produzca en GDF Estudio.

También el hecho de ahorrar tiempo en la producción de las pistas de bajo fue otro gran motivo para hacerme con uno. De hecho, este instrumento es el que más veces consigo grabar tomas buenas enteras sin -apenas- equivocarme.

Tal vez sea bajista, después de todo... Pero tengo mucho que aprender todavía. Vaya esto por delante...

Os dejo con unas pocas fotos más (pueden verse más grandes pinchando en ellas), y con enlaces a los temas en los que suena este instrumento, detallando si se ha tocado con púa o con dedos, y en qué afinación.




El bajo Yamaha RBX 170 suena en:

Magia y Tecnología:
Colaboraciones y covers:

4 comentarios:

  1. Miguel Gómez LLanosValdés6 de mayo de 2012, 20:18

    El mismo que tenemos acá en Pelota de Playa Records, solo que en azul metálico.

    Usado desde el disco 6 hasta las últimas grabaciones.

    Suena exactamente como lo comentas en el post.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya! Nunca me hubiera imaginado que fuera a comprar un bajo igual al que hace esa linea de bajo que tanto me gusta en Flashback xD

    Saludos y disculpas por la demora.

    ResponderEliminar
  3. yo tengo el mismo bajo, pero la pregunta que me asalta, es activo o pasivo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasivo sin lugar a dudas, al menos el que tengo en mi poder. No hay por ninguna parte compartimento de pila alguna.

      Saludos, Ezio Belmont.

      Eliminar

No hay normas especiales para publicar comentarios en este blog. Sólo las básicas: respeta, no insultes, y no hagas SPAM descaradamente. Tampoco se admitirán comentarios que vulneren la Ley. Cualquier aportación, consulta y crítica es bienvenida, a condición de cumplir estas normas básicas.

Si lo que quieres es ponerte en contacto directamente conmigo, dispones para ello de un formulario de contacto.