jueves, 27 de diciembre de 2012

Mi Home Studio permanece en el viejo Windows XP

El día en que consiga independizarme por completo de Windows para mis quehaceres musicales todavía queda muy lejos, más todavía desde que soy padre. Así que no dispongo de casi tiempo para aprender nuevas herramientas de audio y música digital libres como me gustaría. Tengo que elegir entre seguir en el entorno que mejor conozco y continuar creando y produciendo mi música, o invertir ese tiempo en aprender otros programas y no hacer nada jamás con ellos. Y en estos momentos no me apetece nada perder el tiempo probando programas musicales y terminar con muchas horas invertidas, sin sacar nada aprovechable.

Es por eso que decidí continuar haciendo uso de lo que más domino, que es un PC Intel, hecho a piezas, con un viejo Windows XP Home Edition instalado, que compré original en su día, en CD. Y el uso de este sistema es casi en exclusiva para las tareas de composición, grabación, mezcla, masterización, codificación y todo lo relacionado con la música digitalizada. Es un sistema operativo ya anticuado, pero que seguiré utilizando, mientras todavía funcionen las activaciones de la instalación limpia.

Usar Windows como estudio musical implica el uso de la tecnología VST (Virtual Studio Technology) y los drivers ASIO. Ambas tecnologías -son una misma, en realidad- se pueden instalar, hasta cierto punto, en algunas distros de GNU/Linux (WINEASIO). De hecho, en AV Linux ya viene preinstalada y funcionando. Pero aún usando WINEASIO y plugins VST,  el método de trabajo con una DAW en GNU/Linux y en Windows, es muy diferente. Y no logro adaptarme. Veréis por qué.

En su día, hace cerca de un año, intenté producir Soledad en Diciembre en Ubuntu, pero fui incapaz de centrarme en la música, al no estar familiarizado con las herramientas que pensaba utilizar, en este caso QTractor y ZynAddSubFx, conectados vía Jack. Además, perdí unas ideas en MIDI que jamás recuperé, por un cierre inesperado de QTractor. Entonces opté por usar la versión VSTi del mismo sintetizador en Samplitude en Windows XP, en la misma máquina, y terminé mucho antes.
Cambia mucho el flujo de trabajo, por poner un ejemplo concreto, usar Ardour + QTractor + ZynAddSubFx + Hydrogen + Jack, para grabar un sintetizador, acompañado de una batería, que usar Samplitude, y trabajar todo dentro del programa, incluida la versión VSTi de ZyAddSubFx, y mi software de baterías habitual. En GNU/Linux es todo modular y obliga a hacer constantes conexiones y volcados sobre la marcha. Existen herramientas para facilitar la tarea, como Ladish, por ejemplo, pero su dominio requiere lo de siempre: tiempo.

En Windows se trabaja todo dentro de un mismo programa (se les suele llamar DAW, me refiero a programas como Cubase, Sonar o Samplitude), aunque también hay que recurrir a volcados y congelados a menudo para ahorrar recursos, pero suele ser más cómodo e intuitivo hacerlo, con respecto a sus equivalentes libres.

La decisión de continuar en Windows y con la tecnología VST también implica usar mucho software gratuito, tanto freeware como con licencia GPL, aunque de la mayor calidad posible. Porque aunque continúe usando un sistema operativo y varios programas de licencias privativas, GDF Estudio juega limpio y se toma muy en serio el tema de las licencias. Aunque luego el resultado final sea con licencia Creative Commons. Al menos en lo que se refiere a mi propia música. En los compromisos del estudio está todo esto más detallado.

Por supuesto, el uso de este entorno de producción implica también que caerán entradas de este tipo de herramientas. Como la de Piano One de hace unas semanas. Pero no quiere decir que deje de lado el software libre. Sigo usando Ubuntu para tareas de Internet y para entrar en las redes sociales, y cada vez uso más software libre incluso en Windows. Y por supuesto, seguiré aprendiendo a usar las herramientas musicales libres, aunque a un ritmo mucho más espaciado.

Como dice un compañero mío, el futuro está en el software libre, pero a día de hoy esto es lo que tengo y lo que voy a seguir usando para crear mi música. De momento estoy invirtiendo algo de tiempo buscando la mejor manera de grabar mis instrumentos, y seleccionando los mejores plugins para procesarlos después. Incluidos los relacionados con el ruido, cuya serie en el blog próximamente continuaré con una nueva entrega, que ya está casi terminada.

6 comentarios:

  1. Suerte y éxitos con tus producciones. Saludos.
    Ramón

    ResponderEliminar
  2. Hola, Ramón. Disculpa la demora en publicar tu comentario. Los robots spammers se están ensañando con esta entrada, y tu comentario fue filtrado por Disqus por error.

    Gracias por los ánimos. Un cordial saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  3. Miguel Gómez LLanosValdés15 de enero de 2013, 20:58

    Que tal José...

    Sobre lo que comentas en el último parrafo... en contraste en estos momentos en Pelota de Playa estamos tratando de utilizar menos plugins jeje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Coincido contigo en algunas cosas, quiero decir, yo uso un ordenador de sobre mesa única y exclusivamente para componer, y otro para el resto. Sólo tiene instalados los programas y vst que utilizo para componer, y ni si quiera tiene acceso a Internet. También utilizo Windows XP, ya que algunos de los programas que uso son algo antiguos y además porque me gusta como funciona este sistema operativo de Microsoft.


    Por otro lado yo también opto cada vez más por utilizar software libre. Cada vez hay más programas libres que pueden competir perfectamente con el software de pago. El último programa gratuito que descargué fue CDBurnerXP para grabar cd's y dvd's, así que con este digo adiós al Nero.


    En cuanto a Linux. He usado varias versiones pero no termino de meterme de lleno en este mundo. Las últimas instalaciones de Linux las he realizado creando máquinas virtuales para no interferir con el sistema operativo principal. Poco a poco veo que Linux va creciendo y que van apareciendo muchas aplicaciones compatibles con este magnífico sistema operativo, pero yo de momento sigo siendo fiel a Microsoft a pesar de los quebraderos de cabeza que nos dan sus sistemas operativos.

    ResponderEliminar
  5. Entonces no hay contraste, estamos haciendo lo mismo, seleccionar lo mejor, para usar lo justo, ¡je, je, je"

    Un saludo, amigo ;)

    ResponderEliminar
  6. Hola, Nébur:

    Parece que tenemos situaciones parecidas. La única diferencia es que sí uso GNU/Linux para todo lo que no sea producción musical, y dentro de Windows intento utilizar la mayor cantidad posible de software libre. No fallan, por ejemplo, GIMP, Audacity, Blender (aunque este prefiero usarlo en Ubuntu), entre otras utilidades, algunas por línea de comandos.

    Si no conoces AV Linux, te recomiendo que le eches un vistazo. Es una distro muy bien hecha, que hasta es capaz de ejecutar algunos VST's. Y a tí que lo tuyo es la electrónica, no dejes de probar un sintetizador llamado ZynAddSubFx. Una vez lo utilicé para dos temas completos, sin necesitar de nada más (Soledad en Diciembre). Es nativo de GNU/Linux, pero existe una adaptación en VSTi que va de cine.

    Gracias por pasarte. Un saludo.

    ResponderEliminar

No hay normas especiales para publicar comentarios en este blog. Sólo las básicas: respeta, no insultes, y no hagas SPAM descaradamente. Tampoco se admitirán comentarios que vulneren la Ley. Cualquier aportación, consulta y crítica es bienvenida, a condición de cumplir estas normas básicas.

Si lo que quieres es ponerte en contacto directamente conmigo, dispones para ello de un formulario de contacto.