sábado, 27 de diciembre de 2014

GDF Estudio y la sensación [efímera] de estar "sin estudio"

Hace unas cuantas semanas, logré terminar una versión actualizada de Recuerdos de Otoño. Y lo hice en un entorno casi libre, en Linux Mint 17 Cinnamon, y utilizando programas como Rosegarden, Ardour3, Hydrogen, entre otros.

Lo logré incluso terminando con holgura, dentro del mes de plazo que me había autoimpuesto. A pesar de todo ello, no fue exento de problemas el proceso, que incluyó un casi abandono, al corromperse el fichero de Ardour en el que estaba trabajando (tuve que empezar de cero por segunda vez).

Actualmente, estoy intentando retomar la grabación de unos viejos temas que tenía guardados "en un cajón". Unos temas que prácticamente nadie conoce, salvo mi familia. Llevo apenas un par de semanas trabajando en el primero de ellos... Y ya llevo contadas tres veces las que he estado tentado o de volver a Windows XP para continuar con mi vieja DAW (Samplitude), o de mandarlo todo directamente a la mierda.

Y justo cuando llega cada uno de esos momentos, es cuando me doy cuenta de que, en realidad, no dispongo ahora mismo de un estudio fiable y estable para grabar. Tengo la desagradable sensación de estar sin estudio. No en cuanto a equipo físico que, aunque modesto, mantengo en buenas condiciones, sino en cuanto a software.

Este malestar empezó por el tema que me traigo entre manos. Me está dando unos problemas que Recuerdos de Otoño no me dio, debido a que esta canción tiene cambios de tempo (Recuerdos de Otoño es de tempo fijo). A Ardour parece que no le sientan nada bien:
  • Al exportar, hace cosas extrañas. Nada suena en su sitio. Aunque este problema es lo de menos, lo resolví grabando en tiempo real la salida de Ardour con jack_capture. Curiosa y afortunadamente, suena todo a tiempo al reproducir.
  • Al intentar grabar una pista larga, Ardour peta. No llega ni a mitad de canción. Así imposible poder grabar guitarras rítmicas o bajo. Tampoco da seguridad para grabar voces, solos o tomas cortas de otros instrumentos.

He intentado repetir la operación de grabar guitarras rítmicas en KXStudio (la tengo instalada en otra partición), con la misma versión de Ardour3 (la 3.5.403), con idénticos crashes más o menos en el mismo punto. Así que pensé en probar otras distribuciones, pero no basadas en Debian ni Ubuntu (KXStudio se basa en Ubuntu, igual que Mint).

Primero probé con Manjaro. Para empezar, me dio problemas al instalar algunos programas. Festige no logré instalarlo y Carla no funciona como debería. Y en Ardour siguen sin funcionar bien algunas cosas, otras más, como la grabación de audio no funcionan, y sigue petando a mitad canción.

De momento, descartadas las distros basadas en Arch Linux. A ver si en unos días escribo algo sobre Manjaro, porque hubo cosas que sí me han gustado, aunque para audio con Jack... Va a ser que no. De momento, al menos.

La próxima prueba vendrá de la mano de AV Linux, una distribución basada en Debian. Espero encontrar la estabilidad que necesito en ella, o en ArtistX. O tal vez en Musix. De lo contrario, me estoy encontrando cada vez más con la mencionada sensación de estar sin estudio, porque:
  • A Windows XP no me atrevo a volver. Es un sistema sin soporte oficial. Eso significa, tal vez, que ya no pueda activar la instalación en caso de necesitar reinstalar el SO (además de la evidente falta de seguridad).
  • Ni me planteo instalar Windows 7 o cualquier otra versión de Windows. Ni me puedo permitir una licencia, ni lo quiero conseguir "de maneras alternativas". Además, nada me asegura que el software que usaba en XP vaya a ser compatible con W7. Por no hablar de si el hardware va a estar a la altura.
  • Quedan completamente descartados los ordenadores de Apple. Seguramente tendría una máquina a prueba de bombas para audio, pero tendría que empezar de cero en cuanto a software. Por no mencionar que no me puedo permitir ni de coña ni la máquina más barata de la marca. Además, mi PC está en perfecto estado (y que dure).
  • Me quedaría la opción de grabar sin PC. Existen grabadoras multipistas digitales, pero tampoco son baratas, y me llevaría tiempo hacerme con el control de una de esas máquinas, hasta que fuera productivo.
Así que más me vale poder montarme un estudio estable en Mint o con alguna de las distribuciones que pueda probar, o de lo contrario me voy a ver realmente sin estudio, y por mucho tiempo. Parece que no tengo más opciones a día de hoy.

De momento, me apaño haciendo la ñapa de poner a tempo fijo Ardour, aunque el tema tenga cambios. Sigo sin poder exportar en condiciones, pero al menos ya no se cierra inesperadamente al grabar o reproducir.

Creo que no tardaré mucho en hacerme una cuenta para reportar bugs... Y es que el software libre no es gratis. A Paul Davis y a su equipo les cuesta tiempo y dinero mantener y desarrollar web y programa. Y a los usuarios nos toca sufrir los bugs. Qué menos que aportar nuestra experiencia, ya que de dinero no andamos precisamente sobraos.

En breve os cuento los planes a corto y medio plazo en el estudio. Vamos a ser optimistas y pensar que seremos capaces de lograrlo otra vez :)

2 comentarios:

  1. Ánimo amigo.....el camino nunca fue fácil.
    Eso sí.....cuando lo consigues (que lo conseguirás), te da un gustazo.....;-)
    Todas las dificultades que te vas encontrando por el camino, hacen que valores mucho más lo que consigues.
    Y detrás tuya vamos los demás, conscientes de tus dificultades, agradeciéndote y valorando tu esfuerzo.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte, Juan.

      De momento salimos adelante. Tengo localizados unos bugs. Con no hacer lo que provoca los fallos, de momento me apaño.

      Sin embargo, como prometí, me he creado cuenta en el bugtracker de Ardour. En el software libre no vale con quejarse, hay que echar una mano también. Pero primero tengo que aprender a recopilar correctamente la información que necesitan los desarrolladores para ayudar de verdad y no resultar ser, encima, una molestia.

      Nos leemos ;)

      Eliminar

No hay normas especiales para publicar comentarios en este blog. Sólo las básicas: respeta, no insultes, y no hagas SPAM descaradamente. Tampoco se admitirán comentarios que vulneren la Ley. Cualquier aportación, consulta y crítica es bienvenida, a condición de cumplir estas normas básicas.

Si lo que quieres es ponerte en contacto directamente conmigo, dispones para ello de un formulario de contacto.