miércoles, 5 de enero de 2011

¡Por fin soy libre!


Lo peor es que lo soy desde el 15 de julio del año pasado, y no lo sabía, hasta el pasado lunes por la mañana. Aunque peor todavía es la manera de la que me tenido que enterar: entrando el anterior domingo a su web, buscando, durante un rato, el formulario de contacto, y escribiéndoles directamente a ellos las siguientes palabras:


Estas fueron las palabras que obtuve como respuesta en mi correo electrónico pocos días después. He ocultado los datos personales para preservar la intimidad de la persona que amablemente me contestó:


Y es que llevaba tiempo esperando una carta en la que se me notificara de mi paso a la condición de no-socio... Pero esa carta nunca llegó, ni llegará, por lo que se ve.

Sí, amigos: he sido socio de la SGAE durante mucho tiempo, y hace más de año y medio solicité la baja, acompañado de un amigo mío en la misma situación, siguiendo las magníficas instrucciones, y un modelo de documento para facilitar el trámite, en este post de La Mundial.

El principal motivo de darme de baja ha sido porque, si se es socio, no se puede publicar libremente las propias obras. La cláusula primera del Contrato de Adhesión lo dice bien claro:

En virtud de este contrato y con sujeción a las condiciones que más adelante se establecen, TITULAR cede en exclusiva a ENTIDAD, para su gestión y administración, los siguientes derechos...

Los derechos a los que hace referencia -los podéis ver directamente en el modelo de contrato de adhesión- son los de reproducción de soportes audiovisuales, la distribución de dichas obras y la comunicación pública.

Dicho en lenguaje más claro, si eres socio de la SGAE, no puedes controlar la reproducción de tus canciones grabadas, ni crear CD's -o mp3- con ellas ni venderlos por tu cuenta -a no ser que pases por caja, llámese pagar un canon-, ni tampoco tocar tus propias canciones en público.

Otra cosa es que los grupos musicales, por su cuenta y riesgo, suban sus canciones a YouTube, MySpace, Facebook y más sitios similares, vendan sus maketas autoproducidas y hagan sus bolos. Siendo socios de la SGAE, y con el contrato en la mano, todas estas actividades son ilegales en realidad. Aunque muchos no lo saben o ni se lo han planteado.

Y yo, como no quiero problemas de ese tipo con dicha entidad, y como quiero compartir libremente mi música con todo el mundo, decidí cortar por lo sano, desvinculándome de ella.

Además, en algunos sitios, como Jamendo, no es posible subir música si se está en una sociedad de gestión de derechos, porque ellos también se meterían en problemas legales si uno de los miembros de dichas sociedades publicara sus obras, utilizando sus servidores.

Pues sí, amigos. Algunos de vosotros ya lo sabíais. A otros puede que os haya cogido por sorpresa, pero esta era la principal causa de que nunca haya compartido con vosotros mis obras musicales, ni por aquí ni por ningún otro lugar en la Red. Además, era algo que me desanimaba bastante a la hora de producir en el home studio... Pero eso es algo que ya forma parte de mi pasado.

Pronto podréis escuchar algo... Pero tendréis que esperar un poquito más... Y no precisamente a que llegue una carta al buzón. Sólo se trata de algunos detalles técnicos y de terminar las partituras para el registro... Pero no en SGAE, sino en la Propiedad Intelectual, que nada tiene que ver.

PD: por si alguien pregunta, no he cobrado en estos años ni un céntimo de lo que me correspondería, como creador, del canon. Alguien se ha quedado con mi parte...

Imagen de cabecera de la entrada por Felipe Gabaldón, que la comparte en Flickr bajo una licencia Creative Commons Atribution 2.0 Generic.

Puedes visitar la entrada original, leer los comentarios e incluso dejar el tuyo, si lo deseas.

20 comentarios:

  1. ya pasó un añoo??? fuaaa y eso que cuando lo comentaste parecía que era muchiiiisimo tiempo de espera!!

    ahora ya podemos escuchar tus temas! danos un adelantooooo ^^

    ResponderEliminar
  2. ¡Enhorabuena! =D Todos cometemos errores cuando somos inexpertos e inocentes, me alegro de que te hayas librado por fin de esas chinches :P Y lo renuevan a 3 años vista el contrato, la madre que los parió, y yo quejándome de que 1&1 me ha renovado 6 meses sin yo quererlo =.= Espero que al menos no te cobrasen una cuota ni nada por estar afiliado :S

    A la espera estoy de escuchar esas creaciones tuyas software-libre-powered (~_o)b

    ResponderEliminar
  3. Felicidades por tu recién descubierta libertad.

    Yo he tenido un compañero de trabajo que hace música y está afiliado a la SGAE, aunque no tengo mucha relación con él. Se que después de varios años ha cobrado algo de la SGAE (lo suficiente para invitar a unos cafés a algunos compañeros de trabajo y que le quede algo) pero el tema de la SGAE y algunas otras sociedades de gestión es bastante oscuro.
    En un contrato como ese si a ellos no les consta que se haya vendido mucho (y saben cuanto se vende ya que tienen los derechos de la distribución e interpretación) no te llevas lo que te corresponde y si lo haces por tu cuenta (a pesar de que el contrato lo prohíbe) a ellos no les consta y no cobras nada.

    En fin, que es una mafia de mucho cuidado.

    ResponderEliminar
  4. ¿entonces ahora si podras publicar algo de la música que haces? ¿o la haras en otra web?

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido, has podido abandonar el reverso tenebroso, Luk

    Y leyendo las "trabas" (por no decir otra cosa) que ponen estos al ser socio... ¿Después tienen la cara de decir que la cultura se acaba con Internet? Manda cojones...

    ResponderEliminar
  6. Felicidades por la liberación! Suerte y ánimo con el resto de procesos burocráticos. Yo aún soy de la odiosa SGAE, a pesar de que hace tiempo que no ejerzo como músico ni compongo bajo el grupo en el que estoy registrado (y nunca he tenido ningún ingreso), dejémoslo en que lo mio es pasotismo y dejadez... pero siempre uno puede colgar su música gratis bajo otro nombre, no?
    Aún así, creo que hay página oficiales de myspace gestionadas por las discográficas, no?

    Hablando del SGAE, he flipado:

    http://www.levante-emv.com/valencia/2011/01/06/sgae-lleva-bar-tribunales-televisor-pagar-tarifa/771420.html

    Y hablando de myspace, aún he flipado más:

    http://tucorequena.blogspot.com/2010/12/la-muerte-de-myspace.html

    ResponderEliminar
  7. Antes de responder a cada uno de vosotros, me gustaría añadir que esta entrada es una de las que más a gusto he escrito y la que más tiempo he deseado poder hacer... ¡Y que ojalá me hubiera enterado antes!

    Pues sí, Uve, ya ha pasado un año y medio, y se me ha hecho muuuuuuuuuuuuuuy largo :D

    A ver si el nene me deja adelantar algo, tengo muchas sorpresas para vosotros, pero necesito poder hacerlas realidad... :S

    No, marbu, afortunadamente las cuentas han quedado limpias, ni me deben ni les debo nada.

    Hola dardo: precisamente por lo que comentas me lo he dejado. Además, no me siento identificado para nada en las actitudes que están demostrando en los últimos años, tomando como bandera a los creadores que dicen representar. Que lo digan claro, representan solo a los pocos centenares que les dan beneficios.

    Al resto, que son todo un ejército en MySpace -y en otras redes sociales también-, que lo utilizan como plataforma de promoción, a pesar de prohibirlo su contrato, como bien dices, para ellos, como si les dan morcilla.

    Sí, Damian, podré publicar toda la música que quiera, compuesta por mi -y colaboradores, si los hubiera, o colaborando yo con alguien-. El blog será, digamos, el centro de mi actividad en cuanto a promoción. Pero utilizaré lugares como Jamendo, Archive.org y otros sitios similares para alojar los archivos y promocionar también el trabajo. Además de las redes sociales, por supuesto.

    Lukas, la cultura empieza en Internet, y termina de golpe en la SGAE, como una vía muerta de ferrocarril, con su tope al final.

    Reverso tenebroso... ¡Ja, ja, ja! Buena analogía :D

    ¡Aleluya, juan rafael! xD

    ResponderEliminar
  8. Alexandre, anímate, hombre, sólo hay que rellenar con tus datos un modelo de baja, enviarlo (o dejarlo personalmente, como hice yo) en la SGAE, y esperar sentado un rato.

    Tienes las instrucciones y el modelo del documento aquí, en LaMundial.net.

    De los dos enlaces que me has pasado, fíjate al final del primero. Pone que un pub de Burjassot ganó un juicio a la SGAE. Pues estoy especialmente orgulloso, porque en esa villa me crié yo :)

    Aquí tienes la noticia completa, en el mismo periódico digital. Solución al problema: música copyleft, o por lo menos que no esté en el repertorio de la SGAE.

    Me parece muy fuerte lo del posible cierre de MySpace. Sería una verdadera pena, hay mucha banda y músico por descubrir todavía, y aún no he estrenado el reproductor de mi perfil. Sinceramente, espero que sea comprado o absorbido por otra compañía, antes que permitir que todo un clásico de Internet desaparezca del todo. :(

    ¿Te refieres al pájaro fotografiado, Negro? :D

    ResponderEliminar
  9. Respecto a la información del Sgae, gracias por la información, link guardado! Es que pensar que los muy bastardos puedan sacar tajada de los temas del grupo si uno de los componentes "triunfa" en solitario es repulsivo, prefiero sacar tajada por el trabajo de creación, no? El mal ya está hecho, pero si inicio algo no será con ellos ni con el nombre del grupo, he aprendido de los errores!

    La noticia del cierre de "Myspace" me sorprendió, estaba cantado que como red social tenían las de perder, pero bueno, como página de promoción musical es más seria y customizable que las cutres paginas de facebook. Lo cierto es que yo tampoco me esperaba que ceerraran "Geocities" y ya ves, pero bueno, supongo que no supieron renovarse y blogger u otras compañía se les adelantó... Aunque viendo la enorme publicidad que ponen en myspace al entrar y en el lateral derecho, creo que ya van recuperando el money...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Me alegro un montón, por fin eres libre como deseabas. Menudos usureros y sinvergüenzas.

    Se me había pasado esta entrada He estado muy vaguete estas fiestas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Todo en Internet es muy efímero, Alexandre. ¿Quién nos asegura que mañana mismo no cierre Blogger, por ejemplo? De todas formas, la remodelación en el diseño de MySpace parece indicar lo contrario de su cierre, pero bueno, nunca se sabe... Y en Geocities había muy buenas páginas con información interesante. He sacado mucho de allí, lástima su cierre. :(

    Me di cuenta de que se te había pasado por alto la entrada cuando comentaste en la que sigue a esta, Carlos, más teniendo en cuenta que siempre me estás preguntando sobre el tema. Deberías darle una oportunidad al Google Reader ;)

    Todavía tengo que arreglar un asunto pendiente con ellos, pero voy a dejar pasar un poco de tiempo antes, a ver si me borran ellos mismos de su base de datos online.

    ResponderEliminar
  12. Felicidades por tu libertad, no se porque creo que esa banda de hijos de puta se van a perder algo muy bueno hermano. Dale recuerdos a mi sobrimo, pronto ire a verle

    ResponderEliminar
  13. ¡Que cosas! El martes me comentó un afamado cocinero de Gijón, bastante conocido en el mundillo de los fogones por sus maravillosas fabadas, dicho por Ferran Adria, que tenia una comida reservada para Tedy Bautista, Victor Manuel y Hevia. Igual estaban lamentándose de tu baja. Fuera bromas, felicidades por la baja y lo de la comida si es verdad, la SGAE da para mucho sobre todo para una comida de trabajo que no bajará de 400 euritos.

    ResponderEliminar
  14. Te recuerdo que tú también es posible que seas libre, Juliet. Si fuera tú, me pondría en contacto con ellos también. Tienes los enlaces para los formularios de contacto en la entrada.

    A ver si vienes a ver a tu sobrino antes de que deje los biberones, vamos, antes de que se pueda comer un bocata de lomo con patatas, tú ya me entiendes, ¡je, je, je! :D

    Josepin, no creo que me echen de menos :)

    ResponderEliminar
  15. Enhorabuena por tu logro. Parece mentira que la entidad que dice defender la cultura y el derecho de los creadores sea como es. El problema es que, si tivieras oportunidad de explotar los derechos de autor de alguna creación tuya, tendrías que volverte a hacer socio, o bien perder tus beneficios, ya que nadie mas está autorizado para recaudar tales derechos. Si Kafka hubiera nacido en este país sería un escritor costumbrista.
    Saludos desde Alicante.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Javier:

    Me alegro de verte por aquí. En realidad cobrar derechos de autor no sólo es posible con SGAE -bueno, decir "posible" es ser muy, pero que muy optimista-. Si subes tu música a Jamendo, si te adhieres a su programas comerciales, puedes cobrar derechos. De hecho, sé que es así, por testimonios directos de músicos que así lo han hecho.

    Bueno, no sé si llamar derechos a lo que se cobra en Jamendo... Pero se puede cobrar dinero porque reproduzcan tu música en algunos lugares, es lo que quiero decir.

    Lo mejor de Jamendo es que, al permitirte licenciar en CC, no tienes exclusividad con la web. Lo malo, según cuentan algunos en los foros, es que parece que tardan en pagar a veces, pero al final lo acaban haciendo.

    Lo que también es verdad es que, de esa manera, no se puede uno ganar la vida :(

    Por cierto, te agradezco el detalle de poner mi historia como ejemplo en la segunda parte de tu serie. Cuando tengas la tercera, recomendaré su lectura por aquí, porque me parece más que interesante lo que dices, más que nada porque muchos músicos no saben algunas cosas que desvelas sobre derechos de autor, SGAE y demás.

    Un saludo y hasta pronto ;)

    ResponderEliminar
  17. Macho... no sabía yo eso. Joder, casi parecen mas una secta que una sociedad de autores... :S

    ResponderEliminar
  18. Pues poco le falta para secta, erMoya. Por suerte puede uno escaparse de ella, aunque no sin cierto esfuerzo y esperas :S

    ResponderEliminar

No hay normas especiales para publicar comentarios en este blog. Sólo las básicas: respeta, no insultes, y no hagas SPAM descaradamente. Tampoco se admitirán comentarios que vulneren la Ley. Cualquier aportación, consulta y crítica es bienvenida, a condición de cumplir estas normas básicas.

Si lo que quieres es ponerte en contacto directamente conmigo, dispones para ello de un formulario de contacto.